GOYA 2019

Si Sevilla tiene un color especial debe ser el negro o eso pensaron la mayoría de asistentes a la 33 edición de los Goya, celebrada este pasado domingo en la capital hispalense.

Por desgracia las notas de color no siempre vienen acompañadas de buen gusto. Es el caso de Ana Castillo y su conjunto de dos piezas rojo absolutamente fuera de lugar para un evento de tales dimensiones. Nuestra actriz más internacional también ha caído en el mal gusto. Ceñida en un traje Chanel gris de la colección de verano 2017 de alta costura. Pe, no nos gusta ni el color, ni el escote…

Las actrices no brillaron, pero tampoco fue el caso de algunas de las cantantes del momento. No entendemos muy bien el vestido de Amaia; esa cadena que cruza el vestido, ese fruncido… como tampoco entendemos el total look de Rosalía: NO TIENEN SALVACIÓN.

                                       

                                       

Parece que la edad media estuvo muy presente en esta gala Goyesca. Es el caso de una de las actrices más originales de la alfombra roja, Macarena Gómez y su vestido blanco con capucha de Teresa Helbig. Nos encanta. Por otro lado nos encontramos con Susi Sánchez, que parece haberse quedado anclada en su personaje de Isabel de Castilla en la archiconocida película del 2001 “Juana la loca”.

                                   

Rossi de Palma y Loles León tampoco pasaron desapercibidas. Y es que las chicas Almodóvar lucieron cada cual un look de lo más llamativo, nada fuera de tono para ser ellas y, es lo que hace que nos encanten. Nieves Álvarez por otro lado, aportó a la gala ese toque de elegancia que siempre desprende y Paco León se posicionó como uno de los hombres más elegantes de la noche.