Los OSCAR 2019.

El pasado domingo se celebró la 91º gala de los premios Oscar. Fue una gala llena de homenajes, reivindicaciones y una alfombra roja… que nos dejó sin palabras.

La Gala comenzó con uno de los tributos más emocionantes jamás vividos a Freddy Mercury de la mano de Adam Lambert y los músicos de la banda a la que éste perteneció: QUEEN. Por otro lado nuestro actor más internacional, Javier Bardem, durante la presentación del Oscar a la mejor película de habla no inglesa dijo: “no hay fronteras, no hay muros que frenen el talento” que sin duda fue una dura crítica a la política de Trump.

La alfombra roja fue otro cantar. Adam Lambert pese al homenaje a Freddy Mercury lució un look más parecido a Prince, pero con mal gusto. La camisa era horrible y la chaqueta del traje enorme… no había por donde cogerlo. El terciopelo fue el rey de los tejidos elegidos por los asistentes masculinos como Chris Evans y su americana azul velvet o Billy Porter con su vestido smoking que no dejó indiferente a nadie. Sin duda lo más espectacular de la noche.

                         

No tan bien escogidos fueron los looks de las invitadas femeninas. Es el caso de Awkwafina y su traje de chaqueta desmedido de Squared2, grande y estrecho a la vez sin ningún sentido y una chorrera en el escote que no terminamos de entender. Emma Stone con su Louis Vuiton parecía un gofre, pese a la elaborada técnica del vestido repleto de lentejuelas, no fue su mejor decisión.

                                 

La modelo Ashley Graham enfundada en un Zac Posem de color negro nos dejó maravillados con una perfecta silueta reloj de arena. La que también nos sorprendió mucho fue Charlize Theron con un Dior azul bebé y un impresionante escote en la espalda que nos dejó helados.